Spotify y streaming_nuevos medidores del éxito

Spotify y streaming: nuevos medidores del éxito

Más de un millón de reproducciones en Spotify en una semana. Ese podría ser a día de hoy parte de cualquier titular que hable del éxito de un lanzamiento musical. No estamos solamente en la era de lo digital sino que estamos en la era del streaming.

Hace muy poco hemos sabido que la industria musical genera ya más ingresos a través del streaming (y la ventas digitales) que de las ventas tradicionales. La forma en la que consumimos música ha cambiado radicalmente en la última década. De hecho, los requisitos para lograr una certificación por el número de ventas físicas de un trabajo se han ablandado de manera proporcional al crecimiento que experimentaba el streaming como forma preferida para escuchar música.

La plataforma sueca Spotify llegó para cambiarlo todo. La reproducción de música de forma legal se democratizaba con una plataforma en la que participan las grandes discográficas a pesar de sus recelos. Sin embargo, el tiempo ha terminado por darle la razón a Daniel Ek y Martin Lorentzon, creadores de la plataforma.

Los bloggers que escribimos sobre música utilizamos ahora los datos que nos ofrece Spotify para nuestros titulares. Se ha convertido en nuestra herramienta de trabajo tanto para descubrir nueva música como para revisar las últimas tendencias del mercado.

Más de 100 millones de usuarios en todo el mundo son razón suficiente para creer que Spotify puede ser una buena opción para apoyar nuestro trabajo diario.

El éxito es tal que incluso las televisiones han apostado por la plataforma como herramienta para sus nuevos formatos. Es el caso de The Stream, un formato creado en Noruega que trae como elemento diferenciador utilizar el número de reproducciones en Spotify como sistema de votación. El intérprete de la canción menos reproducida cada semana era eliminado. Así cada semana hasta que hubo un único ganador.

Todos los artistas versionaron grandes éxitos apoyados por un grupo de mentores que representaba a las tres grandes discográficas. Una apuesta firme por el streaming y una garantía de calidad para el formato. Ninguna discográfica aprobaría una pieza de baja calidad estando “compitiendo” de algún modo con las demás.

Spotify también ha supuesto en cierto modo un empuje al cambio del LP al EP y del EP al single. La industria se mueve ahora a través de las pequeñas píldoras.

Como usuarios, tenemos la capacidad de elegir qué queremos escuchar en cada momento, de hacer nuestras propias listas de reproducción tomando lo mejor de aquí y de allá. Ya no es necesario para los artistas rellenar espacio en un formato físico, ahora existe la opción de hacer un gran lanzamiento centrado en un producto único y digital. Se reducen determinados costes en la producción y en la distribución, y hay cientos de datos disponibles para medir los resultados. ¿Alguien da más?

A las marcas les gusta esto porque a los que escuchan música en streaming les encantan las marcas. Y tú, ¿eres streamer?

Suscribirse

Compartir en:

2 thoughts on “Spotify y streaming: nuevos medidores del éxito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ACEPTAR