Captura-de-pantalla-2012-05-08-a-las-18.39.09-500x422

Apertura y colaboración en el desarrollo de nuevas ideas: la Cultura del Remix

Hemos dejado a un lado la época en la que la creatividad era consumida, pero el consumidor no era percibido como un creador, una cultura controlada de arriba abajo. A pesar de ello, nunca en la historia del Hombre la Cultura había estado tan profesionalizada ni nunca antes tan concentrada en grandes industrias, Gobiernos y monopolios a nivel internacional que persiguen a las personas mediante legislaciones restrictivas y leyes antipiratería. Un usuario ávido de consumir y re-crear, ávido de aportar su creatividad.

Sin embargo, nunca en la historia de la Humanidad se había vivido una época en la que la gente participase en la creación y la re-creación de la Cultura como la que vivimos en la actualidad, gracias a Internet y las facilidades de la Tecnología para potenciar la colaboración entre personas y la accesibilidad a innumerables contenidos culturales. Como señala Larry Lessig, profesor de la Universidad de Stanford y fundador de Creative Commons, “una cultura en la que las personas producen por el amor a lo que están haciendo y no por el dinero”. Ello está facilitando el surgimiento de nuevos fenómenos como la Cultura del Remix y el Crowdsourcing, que tienen un alto impacto tanto en la Cultura, tal y como sucede en la música, como el mundo empresarial. Lessig subraya la importancia de “la cultura que los jóvenes están produciendo todo el tiempo; tomando las canciones actuales y los temas antiguos y remezclandolas para convertirlas en algo diferente. Es la forma en la que ellos entienden el acceso a la cultura”.

Según una entrevista a Vito Campanelli en la Revista Ñ: “Los individuos se ven obligados a pensar en términos de post-producción y remezcla, para poder hacer frente a la sobrecarga de información digital con la que se encuentran todos los días. Si la cultura siempre ha evolucionado a través de la variación, selección y repetición, habitamos la cultura remix por excelencia, sobre todo si se tiene en cuenta la sinplicidad y la velocidad de las rutinas computarizadas del cut & paste (cortar y pegar), lo intuitivo del Photoshop o el After Effects. Como sostiene Lev Manovich: el software moderno dio vida a un escenario en el que las operaciones de selección, construcción, edición y publicación de datos se facilitaron a tal punto que se puede prever una etapa de “remezcla total” en la que todo puede mezclarse con todo el resto”.

Asistimos al impacto de la creación colectiva con fenómenos como el NetArt y ejemplos como Jodi o el colectivo Santofile. Otro ejemplo es lo que sucede con Anime Music Video, Según Wikipedia un anime music video (comúnmente abreviado AMV) es un video musical que consiste en varias escenas de una o más series o películas de anime ambientadas para una canción en particular. En su mayoría son videos de música que no han sido lanzados oficialmente por los músicos, si no que han sido composiciones creadas por fans, tomando escenas de las series y sincronizándolas con la canción. La mayoría de los AMV son distribuidos a través del Internet. Muchas convenciones de anime frecuentemente realizan concursos o exhibiciones de AMV. Este tipo de manifestaciones artísticas digitales está pasando de ser marginal a ser habitual.

Algunos ejemplos más nacidos de usuarios en la Cultura del Remix (Remix Theory):

A lo largo de todo el mundo vemos cada día más muestras de la importancia de la apertura y la colaboración entre las personas. Internet ha significado un nuevo paradigma en la manera en la que nos unimos para colaborar, crear y re-crear, ya sea entre nosotros, usuarios, o a través de iniciativas de artistas que abren sus creaciones a la participación de otros, empresas que deciden apostar por las ideas de sus clientes o Gobiernos que colaboran de forma real con el pueblo. El espíritu de compartir y las iniciativas reales en línea están cobrando cada vez una mayor relevancia y dando resultados realmente positivos.

El potencial de Internet como herramienta de colaboración está impulsando una nueva era en el desarrollo, el crecimiento y la productividad de las personas. Una nueva era en la que la colaboración está modificando las reglas de juego entre las empresas, instituciones, gobiernos, artistas, músicos y la gente. En este terreno surgen iniciativas que están impactando sobre manera en la forma de crear y consumir música. De hecho, 8 de los 10 vídeos más vistos en YouTube durante 2011 tenían relación con la música y, muchos de ellos, nacidos de creaciones de usuarios desconocidos que remezclan, cortan y pegan, crean y co-crean nuevos materiales basándose en los materiales existentes y creados por los artistas. La Cultura del Remix tiene un peso cada vez mayor en la industria musical, como siempre ha ocurrido entre músicos, pero por primera vez está abierta a la creación y la creatividad de la gente y de los usuarios de la Red.

Como señala Alejandro Piscitelli “el contenido no sólo ha de basarse en la originalidad, también en la transformación de lo existente. En la idea del remix: tomo, mezclo y subo, contenidos que, por otro lado, también pueden tener un alto grado de innovación y talento”. Como también afirma Pepe de la Peña, recordando a Manuel Castells, “mucho de lo que nos sorprende de Internet deriva de las cuatro culturas que ayudaron a su creación: la tecnocientífica, que da transparencia a Internet; la hacker, que se funda en el valor de la creatividad, la generosidad de sus miembros y el respeto a los pioneros; los emprendedores, y las comunidades virtuales, que son las encargadas de dar voz a cualquier persona, sean cuales sean sus intereses. Estos elementos dan a Internet una transparencia que choca con las estructuras básicas de la sociedad y que deben adaptarse a esta nueva realidad como, por ejemplo, la Propiedad Intelectual (Remix y Free Culture)”.

En todo del mundo miles de personas están creando cosas nuevas a partir de lo que ya existe. Para favorecer esta Cultura del Remix surgen iniciativas interesantes a lo largo de todo el mundo. Una de las mayor éxito sin duda, son las licencias Creative Commons, que apoyan a los creadores en la difusión de sus trabajos cediendo algunos derechos a quiénes los consumen y les permiten defender, al mismo tiempo, una cultura libre dentro de las amenazas del copyright abusivo. Por tanto, crece la demanda de licencias alternativas que se presten a la Cultura del Remix, como la ya citada Creative Commons o Colaboratorio Platoniq, una organización donde interactúan profesionales de la cultura y desarrolladores de software.

Como señala Tíscar Lara en su blog “la apertura es algo más que herramientas y contenidos, es la cultura de lo digital y la cultura de compartir. En otras palabras, la cultura de las almas libres en términos de Joi Ito”. Una entrada en la que recomienda, y reitero esa recomendación, la descarga del libro “The power of open” (también en español), que conmemora los diez años de libre intercambio a través de licencias Creative Commons. Algunos de los proyectos musicales que vemos en el libro son:

Caso de DJ Vadim:

En la búsqueda de inspiración y nuevos talentos, Vadim utiliza ccMixter (http://ccmixter.org/), una comunidad dedicada a la remezcla musical, para permitir que otros productores descarguen sus pistas bajo licencia Creative Commons y las reediten a su gusto. Tres mil personas han descargado las propuestas de Vadim en ccMixter y han creado más de 500 nuevas mezclas. Según Ben Dawson, quien trabaja para la compañía discográfica de DJ Vadim denominada Organically Grown Sounds (OGS), “las personas subían sus mezclas y luego las compartían con sus amigos, lo cual hizo que la música recibiera más atención. Esta es una forma excelente de involucrar a la gente en la música y de agregarle emoción, corazón y alma en lugar de limitarse a escucharla en la radio”.

Indaba Music:

En febrero de 2007, Del y otros cuatro músicos lanzaron Indaba Music, una plataforma de colaboración para establecer redes de contacto a nivel mundial. Los miembros pueden subir sus propios temas bajo licencias Creative Commons o utilizar archivos de audio de otros usuarios para crear nuevas remezclas o colaborar en proyectos conjuntos. Una sección de “Oportunidades” enumera encargos gratuitos y de pago a los artistas para que aporten pistas a trabajos en curso.

Además, Indaba organiza concursos que promueven la experimentación con temas musicales de artistas reconocidos como Peter Gabriel, Weezer, Snoop Dogg y Yo-Yo Ma. Las mezclas resultantes de estos proyectos se encuentran disponibles al público bajo una licencia de reconocimiento, no comercial y sin obras derivadas de Creative Commons (CC BY-NC-ND), lo cual permite que los trabajos de cooperación entre artistas principiantes y consolidados se difundan ampliamente.

Los 540.000 usuarios de Indaba provenientes de 200 países han demostrado que la libertad puede contribuir a aumentar la creatividad si se cuenta con las herramientas adecuadas. A finales de 2010, la banda de rock alternativo Marcy Playground cedió todos los componentes de cada pista de su último álbum, Leaving Wonderland… In a Fit of Rage, bajo una licencia Creative Commons, una maniobra que produjo suficiente contenido para crear un segundo álbum -denominado Indaba Remixes from Wonderland- con las mismas pistas mezcladas por los usuarios de Indaba. Para mantener el espíritu de compartir y colaborar, todos los que han contribuido al álbum percibirán ingresos por los royalties.

Jamendo:

En el año 2004, el músico luxemburgués Sylvain Zimmer y dos socios fundaron Jamendo, un sitio único en Internet que permite a los músicos poner su obra a disposición de cualquier persona que desee escucharla bajo licencias Creative Commons. La compañía usa un modelo de negocio freemium, que brinda todo el contenido de manera gratuita al público y cobra el acceso a los derechos que no están permitidos por las licencias CC. Jamendo reparte las ganancias a medias con los músicos.

Para algunos músicos los resultados han sido muy notables. El artista instrumental barcelonés Roger Subirana Mata se unió a Jamendo en el año 2008. Desde ese momento, sus temas han sido escuchados más de 600.000 veces y ha negociado más de 300 licencias con clientes comerciales. “Aunque pueda parecer una contradicción, ceder mi música bajo una licencia Creative Commons ha hecho que sea más comerciable y conocida que cuando se distribuía en el circuito tradicional”, escribió Mata en el blog de Jamendo.

Tiago Serra y RadioHead:

En julio de 2008, Radiohead, la banda de rock alternativo ganadora de un premio Grammy, presentó un vídeo musical para la canción House of Cards. Su producción se realizó sin cámaras. En lugar de un vídeo tradicional, le pidieron al artista digital Aaron Koblin que produjera un conjunto de datos de imágenes 3D que simularan provenir de un viejo televisor. La banda liberó la fuente de los datos visuales en Google Code bajo una licencia BY-NC-SA de Creative Commons.

El acceso al código fuente en abierto arrojó resultados inesperados. Tiago Serra, un diseñador de interacción portugués tomó el código, creó un conjunto de coordenadas mediante Blender y las utilizó para imprimir una escultura de la cabeza de Thom Yorke en plástico ABS en una impresora 3D.

Serra, cofundador de un hackerspace en la ciudad de Coimbra y admirador de Radiohead y Koblin, subió las fotos y un vídeo del proceso de fabricación a Flickr y Vimeo. Además, publicó el diseño 3D en Thingiverse, un sitio en Internet donde los usuarios comparten diseños digitales de objetos físicos reales. De igual forma que el código de la información visual original tenía licencia CC BY-NC-SA, así ocurrió también con el producto derivado de Serra.

Post de Roberto Carreras (@RobertoCarreras)

 

Si te ha gustado esta noticia te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter:

[mailchimpsf_form]

  • AUTOR
    MUWOM
  • CATEGORÍAS
    Consumir
  • FECHA
    8 mayo 2012
  • ETIQUETAS
  • COMPARTIR
Suscribirse

Compartir en:

3 thoughts on “Apertura y colaboración en el desarrollo de nuevas ideas: la Cultura del Remix”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ACEPTAR