music

El futuro de la industria musical: innovación en la música grabada

Sin duda Berklee es la institución referencia en la formación de música a nivel mundial. Su sede en Valencia publicó este año un recomendable informe (que me he permitido la licencia de traducir en parte, debido a su interés: podéis encontrar el link a su descarga al final de este post) sobre nuevos modelos de negocio en la industria musical: análisis, datos e información que demuestran como una nueva manera de hacer las cosas en la industria se abre paso. Una filosofía que coincide plenamente con la filosofía de MUWOM a la hora de trabajar con artistas y a la hora de desarrollar proyectos de marca y patrocinios en el territorio música, un nuevo modelo de activación y de generación de Branded Content asociado a aquello a lo que realmente las personas son fans: la música.

Para nosotros, la música está experimentando una verdadera revolución desde la aparición de Internet. Una revolución que afecta al modelo de negocio convencional, a cómo los artistas se relacionan entre sí y producen sus canciones, al papel que el fan comienza a jugar pasando de ser sujeto pasivo a convertirse en parte del proceso creativo y, sobre todo, al modo de acceso a la popularidad. Podríamos resumirlo en tres ideas:

  • Cómo los artistas producen y colaboran entre ellos.
  • Cómo los públicos consumen y participan.
  • Cómo ha cambiado la relación entre el artistas y sus fans (contacto, recomendaciones de música, etc.)

Internet y la Tecnología ha provocado un entorno negativo para los viejos modelos de negocio pero lleno de oportunidades para nuevas ideas, para nuevos actores y, sobre todo, para los artistas. Siempre que se adecúen al cambio de comportamiento del consumidor a la hora de consumir música y sepan qué es lo que tienen qué hacer para tener éxito. Ahora los artistas disponen de cientos de herramientas en la Red para crear a coste cero, los consumidores ya no se conforman con darle al play (http://robertocarreras.es/los-fans-ya-no-se-conforman-con-darle-al-play-quieren-ser-protagonistas/), quieren ser los protagonistas, y la frontera entre ambos cada vez está más difuminada. Por ello, la música debe centrarse cada vez más en el fan, en el contenido y, sobre todo, en la personalización de la experiencia. La importancia radica en el fan, que decide lo que quiere consumir y cómo quiere hacerlo.

Después de una década de descenso la industria de la música grabada está caminando hacia la recuperación y la revitalización. Por primera vez en 13 años, IFPI reportaba que los ingresos de la música grabada apuntaban un incremento positivo de un 0,3% en 2012, gracias especialmente el crecimiento del sector digital de la música. Y, aunque estos datos están lejos de los picos máximos de 2000 (26,9 mil millones), la innovación en música digital y marketplace está estimulando un nuevo segmento de crecimiento.

Los canales digitales se están convirtiendo en una importante fuente de ingresos (la tercera de la industria musical, según la IFPI 9% sólo del total) en mercados clave como el noruego, sueco, India y EEUU. En UK los ingresos digitales superaron por primera vez a los físicos en 2012, sumándose a EEUU que donde digital representó el 50,3% de los ingresos en 2011. Este crecimiento se debe a la continua innovación en modelos de negocio en los marketplace de música y a la expansión de los servicios digitales relacionados con la música (creación, producción, consumo…) a lo largo de todo el mundo. Las plataformas líderes, como Spotify, iTunes o Dezeer, ya ofrecen su servicio en más de 185 países, algo impensable al comienzo de la década, en la que estaban presentes en unos 20. Hoy, tenemos más de 500 servicios de música digital con licencias operando en todo el mundo y, lo que es más importante, ofreciendo más de 30 millones de canciones a los consumidores. Las plataformas digitales significan un verdadero cambio positivo para la industria clásica: pueden monetizar los mercados alrededor del mundo de manera mucho más eficiente.

Las plataformas de descarga continuando sumando la mayor parte de las ventas dentro de los ingresos digitales, alrededor del 70% , a pesar de ello el 40% del crecimiento se concentra en el consumo de música por streaming, lo que convierte a los servicios de consumo de música por streaming en el segmento de mayor crecimiento en la industria musical y en un importante fuente de ingresos digitales. Las tasas de suscripción a servicios de música por streaming comienzan a despegar lentamente, a pesar de ello en 2012, el número de suscriptores de pago creció a unos 20MM en todo el mundo, un 44% si lo comparamos con el año anterior.

El modelo de suscripción hasta la fecha no ha logrado calar entre los consumidores del mismo modo que la venta a la carta de contenidos musicales. Sin embargo, el modelo de suscripción ofrece para la industria unos ingresos continuos frente a la natural estacionalidad de la venta de canciones o discos del modelo de venta a la carta. Exceptuando modelos como Rhapsody o Spotify el modelo de suscripción nunca había desarrollado ningún tipo de ingresos similares a los que tienen otros modelos a la carta.

En Suecia, lugar de origen de Pirate Bay y Spotify, donde los servicios legales de streaming son ampliamente utilizados, se ha detectado un impacto positivo en las cifra totales de venta de música, así como una caída notable de la piratería. Esto demuestra la importancia de que la industria de la música necesita crear modelos de negocio en consonancia con el cambio de comportamiento de la gente a la hora de consumir música en lugar de centrar los esfuerzos en leyes de copyright.

A pesar de esto, los servicios de consumo de música por streaming continua soportando unas pesadas cargas para llegar a funcionar como negocios sostenibles y rentables. El cambio de paradigma de estos negocios “freemium” vendría por una reducción de las tasas que pagan por el contenido a la industria tradicional, que oscilan entre el 50-60% estimado que paga Pandora hasta un 70% según Spotify. Ello, unido a otros costes, deja poco margen para la rentabilidad.

El verdadero reto de los servicios de música mediante suscripción es la dificultad de atraer una cantidad mayor de suscriptores de pago a sus plataformas. Spotify convierte, según cifras internas, un 20% de sus usuarios en usuarios de pago. Si estos servicios consiguen potenciar su tasa de conversión, la música por streaming se convertirá sin duda en un modelo de negocio sostenible, aportando de nuevo vida a la industria de la música grabada. Algunos servicios se están lanzando a desarrollar acciones innovadores, como Rdio que lanzó en 2012 su “Artist Program” (http://www.rdio.com/artistprogram/)  para ofrecer una recompensa de 10 dólares a los artistas pro cada nuevo suscriptor que ellos dirigen al servicio, aunque no se ha probado una alta efectividad. En un mundo en el que los servicios de música compiten con lo gratuito, es evidente que los servicios de consumo de música por streaming deben crear un valor añadido para el consumidor si quieren potenciar las tasas de suscripción.

Probablemente el mayor de los desarrollos experimentados por la industria discográfica en la transición de la distribución y consumo físicos a digital haya sido el incremento en popularidad de smartphones, las tablets y las tiendas de aplicaciones (iOS de Apple y Android de Google, a mucha distancia del primero) Con la compra de terminales smartphone y tablets los consumidores no sólo adquieren nuevas plataformas de consumo de música, sino también nuevos dispositivos capaces de realizar transacciones. Así, es posible desde un dispositivo portátil la capacidad de completar todo el ciclo de experiencia: buscar, descubrir y adquirir, consumir y compartir. Para las compañías de música (o cualquier otra empresa de contenidos), así como para los desarrolladores, estos nuevos dispositivos de consumo crean nuevas oportunidades y nuevos caminos para distribuir y monetizar la música.

Referencias:

Descarga este artículo en formato PDF

[sociallocker id=”8055″]

[button color=”red” link=”http://bit.ly/FuturoIndustriaMusical” target=””]DESCARGA EL WHITEPAPER[/button]

[/sociallocker]

Imagen cabecera:  Flickr AtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por craigCloutier

Si te ha gustado esta noticia te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter:

[mailchimpsf_form]

Suscribirse

Compartir en:

7 thoughts on “El futuro de la industria musical: innovación en la música grabada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ACEPTAR